320.000 cabezas de ganado se están muriendo…

320.000 cabezas de ganado se están muriendo…

La crecida del Río Salado dejó miles de hectáreas improductivas. El intendente de Pila advierte que hay gran cantidad de animales en peligro.

Por la crecida del río Salado, varios distritos de la zona centronorte de la provincia de Buenos Aires se encuentran en una “situación crítica”, con cientos de miles de hectáreas inundadas y rutas y caminos cortados.

Entre los partidos afectados están General Viamonte, –donde la Sociedad Rural estimó 160.000 hectáreas inundadas–, San Miguel del Monte, General Belgrano, Lezama, Chascomús, Castelli, Dolores y Pila. El intendente de esta última localidad, Gustavo Walker, indicó en declaraciones a distintos medios, que el agua inundó el 70% del distrito.

“Tenemos 320.000 cabezas de ganado que se están muriendo porque hay que trasladarlos y alimentarlos. En la parte urbana se está capeando la emergencia”, destacó el intendente, quien sostuvo que si bien se invirtieron “muchos millones” en la cuenca del Salado, aún hay que trabajar en el ensanchamiento y profundización de los canales.

No llueve en la zona

Esta situación –con campos inundados y rutas cortadas– se da a pesar de que no llueve en la zona desde hace varios días. Es provocada por la gran cantidad de agua caída durante la semana anterior que comenzó ahora a escurrirse por la cuenca del Salado.

El titular de Defensa Civil bonaerense, Luciano Timerman, aseguró que el comportamiento del río Salado a la altura del partido de General Belgrano, una de las zonas más afectadas por inundaciones, era “estable” y destacó que “el pico máximo de crecida ya ha pasado por la región”. No obstante, la crecida de este curso de agua seguía causando problemas, fundamentalmente en los cascos urbanos de Pila y Ranchos (General Paz). Las rutas 41, 46 y 50 aún estaban cortadas, mientras en la 29 y 65 había presencia de agua en muchos tramos, informó la Dirección de Vialidad provincial.

El funcionario remarcó que están asistiendo a la localidad de Villanueva, de algo más de 500 pobladores, que se encontraba aislada.

Mientras tanto, en el distrito de Lezama se esperaba para hoy el pico de crecida del río Salado, cuyo desborde dejó una treintena de familias evacuadas y otras tantas aisladas en la zona rural. El intendente, Marcelo Racciatti, informó a Télam que el casco urbano no tiene problemas. Racciatti detalló que está cortada la ruta 57, que une Lezama con Pila, “con tránsito asistido por tener agua”.

Timerman, calificó de “histórica” la crecida del río Salado y señaló que “el agua viene bajando (desde Luján) por el río Salado pasando por ruta 3 y la zona de Belgrano y Roque Pérez, en dirección a Lezama, Chascomús, Castelli y Dolores”.

Recomendaciones

Está claro que estos eventos climáticos impactan fuertemente en el manejo de la hacienda y lo recomendable, para empezar, es el traslado de los animales hacia sitios más altos del campo. Sin embargo, en muchos casos, a causa de los excesos es inevitable ver caídas en el estado corporal del ganado, que pueden significar pérdidas económicas de hasta un 40%, y también perder alimentos.

Por esto, técnicos de INTA hicieron recomendaciones prácticas para morigerar las pérdidas. “Si el productor no saca a tiempo el ganado y no toma medidas sanitarias preventivas, los porcentajes de pérdida pueden variar entre un 20% a 40 %”, advierte Jorge Pane, especialista en rodeos de cría del INTA.

COMPARTIR
Share on FacebookTweet about this on Twitter