Campo maldito: Las lluvias hacen crecer la amenaza del carbunclo

Campo maldito: Las lluvias hacen crecer la amenaza del carbunclo

Con las lluvias registradas en los últimos meses, los casos de carbunclo aumentaron significativamente en la provincia de Buenos Aires y en gran parte del centro del país. La enfermedad no sólo generó la muerte de animales adultos sino también el fallecimiento de un peón de campo en Santa Fe. Sin darle la espalda al asunto, tanto el ministro de Asuntos Agrarios de Buenos Aires, Alejandro «Topo» Rodríguez como su par santafesino, Carlos Fascendini, decretaron la vacunación obligatoria de los rodeos.

Cabe destacar que en el caso de Buenos Aires, fue necesaria la emisión de una Resolución que estableciera que «la vacunación contra el Carbunclo sea de carácter obligatorio», para revivir una ordenanza en desuso desde 1961.

Infocampo conversó con Juan Angel Cruz, Subsecretario de Producción, Economía y Desarrollo Rural de Asuntos Agrarios, y Médico Veterinario oriundo de la localidad de Chivilcoy, quien explicó porque se emitió la Resolución.

«La obligatoriedad estaba presente desde el ’61 pero no se había implementado aún. Impulsados por la Comisión Provincial de Sanidad Animal (COPROSA), tomamos esa ley sanitaria a mediados de marzo (cuando ya el exceso de humedad y lluvias comenzaron a favorecer que la bacteria se movilice de campo a campo), y dictamos la Resolución 115/14 que declara la obligatoriedad de la vacunación a partir del 1 de octubre de 2014″, detalló el funcionario.

El motivo de la medida es claro: «si consideramos que el carbunclo es contagioso para el humano, el riesgo que corremos es muy alto, algo que se puede minimizar con una vacuna que tiene un costo de entre 1 y 2 pesos por cabeza», aseguró.

Según detalla la Organización Mundial de la Sanidad Animal: «El ántrax o carbunclo bacteridiano es una enfermedad causada por la bacteria esporulada. El nombre de la bacteria deriva del término griego para el carbón, debido a las úlceras con centros oscuros que se desarrollan en la piel de los enfermos. Aunque la mayor parte de mamíferos son sensibles, es una enfermedad típica de los rumiantes y del hombre».

Un paso fundamental en la lucha contra el carbunclo es la capacitación. «Esta enfermedad milenaria, conocida como ‘Campo Maldito’, muchas veces no es reconocida a tiempo por el productor y por desconocimiento o ignorancia se incurren en errores fatales como, por ejemplo, cuerear al animal muerto. Por ello hay que capacitar a los ganaderos para que sepan cómo se debe manipular a un animal cuando ya contrajo la enfermedad», destacó Cruz.

La Resolución, exime de la obligatoriedad de vacunar a los establecimientos de encierre a corral debido a que el carbunclo generalmente afecta a los  bovinos adultos. «Los animales que van al feedlot generalmente entran después del destete, se les da un engorde a corral y directamente se envían a faena. Con lo cual, por la misma dinámica del trabajo, no son esos establecimientos focos de contagio», explicó Cruz, resaltando que por la misma razón «la vacunación se hizo obligatoria a partir de los 8 meses».

Además del bajo costo que tiene la vacunación, los técnicos aseguran que está comprobado que la dosis se puede dar junto a la de Aftosa, hecho que minimiza aún más los gastos y simplifica el trabajo del productor. «Recomendamos vacunar ahora, en primavera, dado que el medicamento cubre al animal durante un año», concluyó el subsecretario de Asuntos Agrarios.

COMPARTIR
Share on FacebookTweet about this on Twitter