¿Compré bien? – ¿Vendí bien?

¿Compré bien? – ¿Vendí bien?

Todos los que formamos parte de este negocio ganadero, en algún momento del año nos hacemos estas preguntas. Por supuesto que cada uno la responderá de acuerdo a una multiplicidad de factores inherentes a su sistema de producción. No obstante y de forma genérica nos abocaremos a hacer una actualización de las relaciones de precios entre categorías que presentamos regularmente, a las que le incorporaremos algún análisis complementario procurando mejorar la comparación de los mismos para los últimos años.

21-9 1

Como se puede observar en el gráfico precedente que relaciona los precios del ternero para invernada (180 a 200 kg PV) y el Novillo para faena (Liniers 431 a 460 Kg PV), la relación para este año 2017 en curso hasta el mes de Septiembre, se asemeja bastante a la línea promedio de los últimos 12 años (línea azul). A su vez este promedio de 12 años se ubica entre medio de la línea correspondiente al 2005–2009 (período mayormente de liquidación de stock) y la línea del período 2010-2016 (período mayormente de crecimiento del stock). A partir de esto podríamos suponer que desde el punto de vista de este indicador nos encontraríamos en un año con bastante equilibrio entre las fuerzas de la “retención” y las que ejerce la demanda del consumidor.

Al realizar un análisis sobre la estacionalidad del indicador para este año, vemos como la misma respeta el patrón normal observado. Al compararlo con el año inmediato anterior (2016 línea amarilla), vemos que el mismo mostró una amplitud muy importante entre los valores mínimos y máximos, no observándose esa característica para lo transcurrido durante este 2017. De cualquier manera, y a pesar de esto, nos encontramos con un valor para este último mes de septiembre casi idéntico al que había el año pasado (1,28 vs 1,29). Ahora bien, aquí surge un interrogante respecto de la utilidad de tomar sólo este indicador para comparar la dinámica de los precios de las categorías durante este año y el año anterior.

21-9 2

Para intentar responder el interrogante planteado e interpretar mejor las variaciones del indicador ternero/novillo, comparamos las variaciones mensuales acumuladas para cada categoría correspondientes al año 2016 y lo transcurrido del 2017. En el gráfico se puede observar cómo durante el 2016 la relación ternero novillo llegó en el mes de junio a un mínimo de 1,11 (contra un 1,14 del 2017), fundamentalmente debido a que el precio del ternero prácticamente no presentó variación en los primeros 6 meses del año, mientras que los precios del novillo se apreciaron en el mismo período en el orden de un 20% manteniéndose constantes hasta el mes de septiembre donde comenzaron a declinar. El caso del 2017 resulta algo diferente ya que el precio del ternero se aprecia un 7% durante los primeros 6 meses del año y luego se produce una aceleración hasta acumular un aumento del 22% en lo que va de este año. En el caso del novillo se observa para los primeros meses del año una acumulación del orden del 20,6% muy similar al del año anterior.

En resumen vemos que este año el ternero para invernada ha acumulado al mes de septiembre un mayor aumento respecto al año anterior y que la aceleración de la curva se registró antes que en 2016. A partir del gráfico podríamos inferir, aún con el riesgo de equivocarnos, que estaríamos cerca de alcanzar los precios máximos para el ternero, como también y con menor riesgo de error, para la hacienda con destino faena. Respecto del indicador ternero/novillo el mismo puede ser que continúe incrementando su valor, pero al igual que en 2016, más afectado por una baja algo más pronunciada del gordo que del ternero de invernada que seguramente se mantendrá en valores cercanos a los actuales.

Por último para concluir, mostramos un gráfico donde observamos que en el caso de los vientres, los mismos no han mostrado aun la misma revalorización observada en el caso del ternero.

21-9 3

Como muestra en el gráfico precedente, para el mes de septiembre de 2017 se necesitaron en promedio 353 kg de ternero para adquirir una vaquillona con garantía de preñez, cuando el promedio para la serie de Enero 2013 a septiembre de 2017 fue de 365 kg de ternero. Seguramente en los próximos meses esta relación irá modificándose.

 

COMPARTIR
Share on FacebookTweet about this on Twitter