La actividad de la industria frigorífica vacuna tuvo un importante repunte

La actividad de la industria frigorífica vacuna tuvo un importante repunte

En el séptimo mes del año la faena de hacienda vacuna fue superior a 1,2 millones de cabezas, algo que no ocurría desde octubre del año pasado. En tanto, por undécimo mes consecutivo la participación de las hembras en la faena total continuó siendo muy elevada. El elevado costo del financiamiento hizo que los productores ganaderos continúen financiándose con la venta de hembras.

Sobre el anuncio del Presidente de la Nación de reconvertir nuevamente en Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca a la Secretaría de Agroindustria, no queda claro aún si el cambio implica un retroceso en la política sectorial, volviendo a que dicho Ministerio se ocupe solamente de la producción primaria –sería una enorme contradicción con el deseo del actual Presidente cuando habla de Argentina supermercado para el mundo- o es sólo un cambio de nomenclatura y se tratarán en el mismo las cadenas de valor.

Las estadísticas provisorias indican que en julio la actividad de la industria frigorífica vacuna tuvo un importante repunte. En el séptimo mes del año la faena de hacienda vacuna fue superior a 1,2 millones de cabezas, algo que no ocurría desde octubre del año pasado. En tanto, por undécimo mes consecutivo la participación de las hembras en la faena total continuó siendo muy elevada. El elevado costo del financiamiento hizo que los productores ganaderos continúen financiándose con la venta de hembras.

En julio de 2019 se faenaron 1,267 millones de cabezas de hacienda vacuna, es decir 12,2% más que en julio de 2018.

La participación de las hembras en la faena total se ubicó en 48,8% en el séptimo mes del año. Este fue uno de los guarismos más elevados para julio. En la fase contractiva del ciclo ganadero de 1996 había llegado a 48,7% durante julio.

La mayor faena de hembras explicó todo el crecimiento de la faena total entre julio de 2018 y julio de 2019. Mientras la faena de machos se contrajo en 6 mil cabezas (-0,9% anual), la faena de hembras se amplió en 144 mil cabezas con relación a un atrás (+30,4% anual), totalizando 618,4 mil cabezas.

Las hembras alcanzaron una participación récord de 49,9% en enero-julio de 2019, superando por muy poco los guarismos observados durante la extensa fase contractiva anterior.

La producción de carne vacuna llegó a 282 mil toneladas res con hueso (tn r/c/h) durante el séptimo mes del año, superando en 7,8% el volumen producido en julio del año pasado.

En enero-julio de 2019 la producción de carne vacuna totalizó 1,73 millones tn r/c/h de carne vacuna y resultó 2,0% inferior a la de enero-julio de 2018. En esta comparación, la menor producción de carne vacuna se debió tanto a la retracción del número de animales faenados como a la baja del peso promedio de la res faenada (-0,5% y -1,4% anual, respectivamente).

En los primeros siete meses de 2019 se produjeron 1,73 millones tn r/c/h de carne vacuna. Por un lado, las exportaciones de carne vacuna habrían totalizado 408,1 mil tn r/c/h, lo que arrojaría una suba de 45,1% anual (+127 mil tn r/c/h). Por el otro lado, los envíos al mercado interno habrían sumado 1,324 millones de tn r/c/h, quedando 10,9% por debajo de los verificados en los enero-julio del año pasado.

En función de lo expuesto, el consumo (aparente) per cápita de carne vacuna se habría ubicado en 52,8 kg/año durante julio del corriente año (considerando el promedio móvil de los últimos 12 meses), quedando 9,5% por debajo del promedio agosto ’17-julio ‘18. En tanto, el consumo (aparente) correspondiente a los primeros siete meses de 2019 equivalió a 50,5 kg/hab/año (-11,8% anual).

La recuperación de las exportaciones de carne vacuna continúa a paso firme. En junio se certificaron exportaciones de carne vacuna por un total de 43.815 toneladas peso producto (tn pp), lo que implicó un crecimiento de casi 97% interanual.

Los ingresos por exportaciones de carne vacuna ascendieron a 244,7 millones de dólares en junio de 2019. En la comparación interanual crecieron 55,0% (+86,8 millones de dólares). En esta oportunidad, si bien se trata de datos provisorios, los ingresos crecieron a mayor ritmo que el volumen exportado, producto de una mejora de 2,8% anual del precio promedio, que llegó a ubicarse en 3.729 dólares por tn r/c/h.

En el primer semestre de 2019 se exportaron 225,7 mil tn pp de carne vacuna, lo que significó un crecimiento de 61,4% interanual. Al medirlas en tn r/c/h, totalizaron 341,0 mil toneladas, superando en 47,7% a las registradas en la primera mitad de 2018. Lo que resultó diferente fue el nivel de concentración de los embarques. Mientras que en enero-junio de 2005, el primer destino concentró 32% del volumen total (Rusia), en enero-junio de 2019, el principal mercado adquirió 72,4% del total (China).

En total se facturaron 1.192,9 millones de dólares en el primer semestre del año, es decir 36,5% más que en enero-junio de 2018 (+319,0 millones de dólares). El precio promedio por tn r/c/h casi alcanzó los 3.500 dólares y quedó 7,6% por abajo del promedio correspondiente al mismo período del año pasado.

A China se exportaron 33,7 mil tn pp de carne vacuna congelada en el sexto mes de 2019, es decir poco más del doble de las enviadas en junio de 2018 (+104,4%). Esto representó casi 4 de cada 5 kilogramos exportados durante el período considerado.

Los ingresos por las ventas a China fueron de 717,6 millones de dólares en enero-junio de 2019, habiendo crecido 110,7% anual. El precio promedio se ubicó en 4.394 dólares por tn pp y registró una leve mejora (+1,1% anual).

El segundo destino fue Chile, con exportaciones por 14.246 tn pp de carne vacuna a un precio promedio de 5.437 dólares por tn pp. Los ingresos por estas ventas fueron de 77,5 millones de dólares (-10,2% anual).

En tercer lugar se ubicó Israel, país al que se enviaron 11.908 tn pp, por las que ingresaron 80,8 millones de dólares (+8,7%). El precio promedio se ubicó en 6.787 dólares por tn pp.

En julio, y por segundo mes consecutivo, el precio promedio de la hacienda en pie comercializada a través del Mercado de Liniers se recuperó en pesos y en dólares.

El precio promedio de los animales se ubicó en $ 53,5 por kilo vivo en el séptimo mes del año, alcanzó un nuevo máximo nominal, y en relación a junio mostró una recuperación de 2,8%. Todas las categorías registraron subas de precios, con excepción de los novillitos (-0,1% mensual). Los aumentos más importantes correspondieron a toros y vacas (+11,8% y +10,8% mensual), seguidos por MEJ (+1,3%), vaquillonas (+0,6%) y novillos (+0,2%).
Entre julio de 2018 y julio de 2019 el precio promedio del kilo vivo acumuló un aumento de 58,2%. Los toros duplicaron su valor (+101% anual) y las vacas tuvieron un crecimiento de 83,5% anual. Por su parte, el valor de las vaquillonas se ajustó 63,2%, el de los novillos 55,1%, el de los novillitos 51,6% y el de los MEJ 45,5%.

Como la cotización del dólar en pesos argentinos cayó 2,9% entre junio y julio del corriente año, ubicándose el promedio mensual en $ 42,49, el valor del kilo vivo de hacienda vacuna subió 5,9% mensual y se ubicó en US$ 1,259. En los casos de los toros y de las vacas, las subas fueron de 15,2% y 14,2% mensual, respectivamente. Por su parte, los MEJ tuvieron una suba de 4,4% mensual, las vaquillonas otra de 3,6%, los novillos una de 3,2% y los novillitos un alza de 2,9%.

El precio promedio de los cortes vacunos vendidos en los diferentes puntos de venta del GBA registró un aumento de 0,4% entre junio y julio del corriente año. En cambio, las principales carnes alternativas vieron disminuir nuevamente sus valores unitarios (por tercer mes consecutivo en el caso de la carne aviar, por segundo mes consecutivo en el caso de la carne porcina), en línea con la evolución del dólar en los últimos meses. Concretamente, el precio del pollo bajó 2,4% y el precio de los principales cortes porcinos descendió 0,6%.

Al comparar julio de 2019 con diciembre de 2018 surge que en promedio los cortes vacunos tuvieron un incremento de 33,3% (la hacienda tuvo un alza de 30,6%), mientras que el pollo y los cortes porcinos exhibieron subas de 24,0% y 26,5%. De este modo, en los últimos siete meses el precio de los cortes vacunos se encareció 7,5% respecto al del pollo y 5,3% con relación al promedio de los cortes porcinos.

Al comparar con el promedio de los salarios formales, que en los últimos quince meses subió 50,2%, todas las carnes se encarecieron de forma significativa, lo cual fue consistente con la contracción que se verificó en los consumos de las diferentes carnes. El promedio de los cortes vacunos se encareció 13,1% respecto al promedio de los salarios formales entre abril de 2018 y julio de 2019, el pollo hizo lo propio en 23,5% y el promedio de los cortes porcinos se encareció 11,4%.

FAENA Y PRODUCCIÓN DE CARNE

Las estadísticas provisorias indican que en julio la actividad de la industria frigorífica vacuna tuvo un importante repunte. En el séptimo mes del año la faena de hacienda vacuna fue superior a 1,2 millones de cabezas, algo que no ocurría desde octubre del año pasado. En tanto, por undécimo mes consecutivo la participación de las hembras en la faena total continuó siendo muy elevada. El elevado costo del financiamiento hizo que los productores ganaderos deban financiarse con la venta de hembras.

En julio de 2019 se faenaron 1,267 millones de cabezas de hacienda vacuna, es decir 12,2% más que en julio de 2018. Puesto en términos absolutos, la faena se expandió en 138 mil cabezas entre ambos períodos. Y con estos guarismos, la actividad de julio de 2019 fue la 6º más elevada de los últimos 40 julios. La actividad frigorífica vacuna sólo fue superior en anteriores fases de liquidación del ciclo ganadero (2007-2009; 1986 y 1981).

La participación de las hembras en la faena total se ubicó en 48,8% en el séptimo mes del año. Este fue uno de los guarismos más elevados para julio. En la fase contractiva del ciclo ganadero de 1996 había llegado a 48,7% durante julio. Y en la extensa fase contractiva de 2007-2009, la participación de las hembras había llegado a 48,0%, 49,4% y 50,1%, respectivamente, en el séptimo mes de cada año.

La mayor faena de hembras explicó todo el crecimiento de la faena total entre julio de 2018 y julio de 2019. Mientras la faena de machos se contrajo en 6 mil cabezas (-0,9% anual), la faena de hembras se amplió en 144 mil cabezas con relación a un atrás (+30,4% anual), totalizando 618,4 mil cabezas.

La faena de vacas ascendió a 271,5 mil cabezas en julio pasado, lo que implicó un crecimiento de 11,7% anual (+28,5 mil cabezas). La participación de las vacas en la faena total se ubicó en 21,4%. Y la faena de vaquillonas totalizó 346,8 mil cabezas, ubicándose casi 50% por encima de la suma de vaquillonas y terneras correspondiente a julio de 2018 (+115,5 mil cabezas), llegando su participación en la faena total a 27,4%. Como ya se señaló en Informes anteriores, es importante tener en cuenta que las variaciones de las faenas de vacas y vaquillonas están afectadas por el cambio de la tipificación de los animales faenados aplicado desde abril del corriente año.

Entre los machos, la faena de novillos equivalió a 130,3 mil cabezas en julio de 2019, lo que arrojó una contracción de 47,1% interanual, y la de novillitos se ubicó en 497,8 mil cabezas, superando en 27,4% a la suma de las faenas de novillitos y terneros. La importancia relativa de los novillos quedó en 10,3% y la de los novillitos en 39,3%.

Fuente: CÁMARA DE LA INDUSTRIA Y COMERCIO DE CARNES Y DERIVADOS DE LA REPUBLICA ARGENTINA

COMPARTIR
Share on FacebookTweet about this on Twitter