Una mirada a la coyuntura desde nuestro lugar…

Una mirada a la coyuntura desde nuestro lugar…

En un intento por dimensionar el impacto de la crisis económica consecuente de la virtual parálisis adoptada para combatir la pandemia (Covid-19),  es que recurriendo a información suministrada por la firma NOSIS respecto de la evolución del número de cheques rechazados y del importe en $ vinculado a los mismos – antes y durante el mencionado confinamiento social -, se entiende insoslayable el costo sobre el nivel de actividad. Ahora bien, y haciendo un ejercicio de extremo positivismo sectorial, podría destacarse que la economía se vio afectada asimétricamente a lo largo de los distintos sectores que la conforman. En tal sentido, resulta alentador que al menos para el sector agropecuario, la intensidad del impacto fuera mucho menor que el verificado en el promedio nacional.

En virtud del informe referenciado, es posible mencionar que debido a la cuarentena implementada, se produjo un aumento en la cantidad de cheques rechazados, observándose dicho fenómeno tanto para valores librados por personas como por empresas. Siguiendo esta línea de análisis, y conscientes de la correlación directa entre la cantidad y el valor de los cheques rechazados con el grado de vulnerabilidad y riesgo en el crédito asociado a las distintas cadenas de pago, recurrimos al análisis de las siguientes tablas:

Cuadro 1

En virtud de los datos suministrados, resulta evidente el impacto fulminante de la cuarentena iniciada el 20 de marzo, pudiendo suponer que la intensidad del crecimiento marginal del daño se vio mas concentrada en marzo, dado que en dicho mes la cuarentena solo incluyó los últimos 11 días, mientras que en abril la misma se extendió durante el mes completo. Es tal el nivel de daño asociado a la medida sanitaria extrema implementada,  que incluso se puede apreciar la interrupción de una virtual recuperación de febrero en relación a su mes inmediato precedente (Enero), donde el número de cheques devueltos caía un 31% tanto en aquellos librados por personas físicas como en los librados por empresas.

Ahora bien, con el objeto de aislar el “efecto cuarentena” sobre el sector particular que nos vincula (agropecuario), y siguiendo nuevamente los datos suministrados para tal fin por un trabajo proporcionado por la firma NOSIS “Backtesting Empresas vs. Cheques rechazados”, se pueden obtener conclusiones aproximativas respecto del impacto asimétrico del daño por su distribución por sector, como también percepciones respecto del potencial de respuesta para la recuperación económica futura”. Para ello, entendemos como relevante la información suministrada en la siguiente tabla:

Cuadro 2

*En búsqueda de homogeneizar la muestra de estudio, se segmentó el universo de empresas de la siguiente manera:
  • Empresas bancarizadas: al menos una deuda en el sistema financiero en los últimos 12 meses.
  • Más de 10 empleados: al menos 10 empleados verificados

 

 

Como se puede advertir, el sector agropecuario pareciera ser el menos afectado, y consecuentemente, también el que ofrece mayor potencial para recuperar el sendero de crecimiento. Asimismo, dentro del sector agropecuario, y en un intento por destacar los fundamentos que permiten explicar la fortaleza de las empresas vinculadas estrictamente con la cadena de valor de la carne bovina, resulta relevante y crítica su consideración desde el principio como actividad esencial en el inc. 13 artículo 6º del DNU Nº 297/2020.  Por otro lado, y más concretamente con lo verificado en su realidad productiva, se puede constatar que por lo señalado, las empresas vinculadas a la cría y la invernada, prácticamente no vieron interrumpida su interface comercial, constatándose dicha premisa en la siguiente tabla:

Cuadro 3

grafico1

Como se puede advertir en la tabla y el gráfico precedentes, si bien existe una clara contracción en el movimiento de terneros/terneras durante febrero y marzo de 2020 respecto a sus respectivos comparables del año anterior (-6,09% y -24,64%), también se destaca una evolución con tendencia creciente en el análisis intermensual durante el primer trimestre de 2020 (7,59% / 27,08% / 5,76%). Por otro lado, resulta relevante destacar que la contracción mencionada solo responde a un delay temporal en las operaciones, sin que ello implique un cambio de fondo y significativo de la evolución natural de la curva resultante y bajó análisis.

 

Finalmente, y con el mismo propósito que con las actividades primarias de dicha cadena de valor, a la hora de encontrar los fundamentos en la solidez del último eslabón de la misma, resulta útil analizar la evolución de la faena con la siguiente tabla de nivel de actividad:

Cuadro 4

Como se puede advertir en los datos informados por el MAGyP de la Nación, durante el cuatrimestre de 2020 se faenó 5% más cabezas de ganado que en igual período de 2019, y con idéntico criterio de comparación, durante abril de 2020 se faenó 9% más cabezas que en el mismo mes del año anterior.

 

Claramente, resulta prematuro subestimar y cuantificar los efectos negativos de la crisis sanitaria a la que nos expone la propagación de un virus que puso de rodilla hasta a las principales potencias económicas del planeta. Todo está por verse en un país que aún no resuelve ni sus problemas de deuda, con altos niveles de inflación, y que siempre somete a personas y empresas a la permanente aventura de la incertidumbre más extrema. Aún así, entendemos que existen motivos para aferrarse a una actitud realista,  y en lugar de convocarnos a un suicidio colectivo y pesimista como queja frente a la contraria dirección del viento, la coyuntura nos encuentre serenos y decididos a  adoptar una conducta racional y concentrada en el ajuste de velas.

 

COMPARTIR
Share on FacebookTweet about this on Twitter